Misión del Blog

Proclamar el señorío de Jesucristo sobre todos los aspectos de la cultura

domingo, 3 de enero de 2010

¿Murió Cristo por todos o sólo por los elegidos?

Al hacer esta pregunta no cuestionamos el valor o suficiencia de la sangre de Cristo derramada en la cruz, sino más bien la intención divina detrás de Su muerte. Si Dios hubiese decidido salvar a todos los seres humanos que han vivido, viven y vivirán, no hubiese tenido que hacer algo más aparte de lo que ya hizo: enviar a Su Hijo para que muriera como nuestro sustituto. Lo que estamos cuestionando es si Cristo murió para hacer posible la salvación de todos, o para salvar, real y efectivamente, a algunos.

El ministro puritano John Owen, en su magna obra The Death of Death in the Death of Christ (La Muerte de la Muerte en la Muerte de Cristo), plantea que sólo existen tres respuestas posibles a esa pregunta:

a. Cristo murió por todos los pecados de todos los hombres
b. Cristo murió por todos los pecados de algunos hombres
c. Cristo murió por algunos pecados de todos los hombres.

Si la respuesta correcta es la “a” (Cristo murió por todos los pecados de todos los hombres), entonces todos los hombres sin excepción deberían salvarse. Los que aceptan esta opción deberían ser universalistas para ser coherentes con su postura. Alguien pudiera objetar que aunque Cristo murió por todos los pecados de todos los hombres, no todos se salvan debido a su incredulidad. John Owen responde a esta objeción que la incredulidad también es un pecado y, por lo tanto, debe estar cubierta por la muerte de Cristo en la cruz.

Si la respuesta correcta es la “c” (Cristo murió por algunos pecados de todos los hombres), entonces nadie pudiera ser salvo. Para ser reconciliados con Dios necesitamos que TODOS nuestros pecados fuesen perdonados.

Sólo nos queda la opción “b”: Cristo murió por todos los pecados de algunos hombres.

Si desea leer un extracto de la obra de John Owen, puede descargarla aquí. De igual modo puede leer un buen artículo sobre este tema en Sujetos a la Roca titulado “¿Cristo murió para ofrecer salvación?”.


© Por Sugel Michelén. Todo pensamiento cautivo. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

4 comentarios:

Pedro Camino dijo...

Excelentes argumentos de John Owen.Gracias por la entrada.

ixtus dijo...

Cristo murió por "todo hombre". El encarnó en sí mismo toda esa humanidad que habría de morir con él, para que luego resucitase otra humanidad nueva, también consigo mismo.
¿Qué clase de hombre es ese que así se salva por Él? La misma clase de hombre que ya comienza a recibir esa Salvación desde el primer momento en que esta empieza a consumarse, allá en el Calvario; aquellos a quienes representa el malhechor que mira arrepentido a Jesús y por quien el Hijo de Dios derrama Su sangre.
Esa es la humanidad que se salva. La otra, la que representa el otro ajusticiado, es la que se pierde.

adol20092009 dijo...

creo que la preguntas estan mal formuladas, porque se asume que la Sola Muerte de cristo es la que salva, si eso es asi, entonces surge la pregunta primigenia que debe responderse antes que hacerse las demas preguntas que se han vertido aqui.

¿Si la sola murte de cristo salva entonces cual es la necesidad de CREER por parte del pecador?

la sangre derramada por animales en el antiguo pacto CUBRIA los pecados,le eran perdonados por el solemne acto de compromiso de fidelidad emando del Dios mismo, ¿pero fueron salvos todos aquellos a los cuales les fueron cubiertos los pecados al derramar la sangre de animales?

El punto se complica aun mas, cuando manejamos esa perpectiva que el solo derramamiento de sangre es condicion suficiente para salvación, si eso es asi, entonces ¿porque los predestinados para salvacion(según la perpectiva calvinista) tiene la NECESIDAD todavía de CREER? de lo contrario entonces existe un momento(cualquier cantidad de tiempo, sea el que fuere) en que el pecador es salvo( cuando se piensa que el ya hecho de Cristo derramar su sangre lo salva) antes de haber creido.

El otro punto que se desprende de esto es , si Cristo murió por los pecado de todos los hombres y existe un hombre que resiste la gracia y se pierde, ¿entonces la muerte de Cristo fue en vano?, pero la base de esta pregunta descansa justamente que entender ¿ que es lo que salva? ¿el solo derramamiento de la sangre de Cristo o la fe en el derramamiento de esa sangre?

saludos

adol20092009 dijo...

Los argumentos de los hombres de Dios , pueden ayudar mucho en la interpretación de los pasajes bíblicos, pero justamente carecen de la caracteristica primordial en que se sustenta la inerrancioa de la Escritura.

John Owen escribió esto en 1679: “Los dones que en su propia naturaleza exceden la plenitud del poder de todas nuestras facultades, esa dispensación del Espíritu hace ya mucho tiempo CESÓ y dondequiera que alguien hoy tenga pretensión a lo mismo, tal pretensión justamente puede ser sospechada como un engaño farsante.” (Obras, IV, 518).

Pertenezco a una congregación que afirma todo lo contrario a Owen en este punto, ¿ a quien le creo a J. Owen o la Escritura?

saludos y que El Señor los siga bendiciendo.