Misión del Blog

Proclamar el señorío de Jesucristo sobre todos los aspectos de la cultura

jueves, 1 de julio de 2010

El Altruismo y la Evolución

Por Brad Harrub, Ph.D.

Huracanes en Florida. Tsunamis en el Océano Índico. Escasez de alimento en Somalia. Las imágenes que los medios de comunicación proveen de estos eventos terribles a menudo ocasionan que incluso los corazones más duros se ablanden y quieran proveer algún tipo de auxilio. Y por consiguiente, remangamos nuestras camisetas para donar sangre, sacamos nuestras chequeras para donar dinero, e incluso en algunas circunstancias, usamos nuestro tiempo de vacaciones para ir como voluntarios a auxiliar en el desastre. Pero ¿por qué actuarían los humanos en tal manera? ¿Por qué son altruistas los seres humanos? Mark Buchanan ha anotado:

Cuando se trata de explicar el origen de nuestro altruismo, el tema llega a ser mucho más polémico. En términos evolutivos esto es un rompecabezas ya que cualquier organismo que ayuda a otros a sus propias expensas se expone a una desventaja evolutiva. Por tanto si mucha gente es realmente altruista, como parece, ¿por qué los competidores más codiciosos y auto-buscadores no los han aniquilado? (2005).

El altruismo está en conflicto directo con la teoría evolutiva. Aunque, los evolucionistas siempre han podido desviar esta implicación. Como Buchanan reconoció: “Por varias décadas, los investigadores han tenido una explicación posible: aparentemente los actos desinteresados no tienen nada de desinteresados, sino son una manera ingeniosa de promover interés propio e individual” (2005).

Pero la investigación reciente está retando esta noción. Por ejemplo, Ernst Fehr y sus colegas escribieron en la revista Human Nature:

Este escrito provee evidencia sólida que reta la suposición de interés propio que domina las ciencias conductistas y el pensamiento evolutivo. La evidencia indica que mucha gente tiene una tendencia a cooperar voluntariamente... (2002, p. 1).

Robert Trivers de la Universidad de Rutgers fue tan lejos como para sugerir que el altruismo verdadero puede ser una “mal adaptación” (como citado en Buchanan, 2005). El clasificar al altruismo de esta manera no significa que la evolución ha explicado este fenómeno global. Lo cierto es que la evolución no puede explicar la caridad, exactamente como no puede explicar la moralidad. Estas no se encuentran como los componentes moleculares de las células vivas, por tanto, ¿de dónde vinieron exactamente?


REFERENCIAS

Buchanan, Mark (2005), “Charity Begins at Homo sapiens,” New Scientist, [En-línea], URL: http://www.newscientist.com/channel/being-human/mg18524901.600.

Fehr, Ernst, Urs Fischbacher, Simon Gachter (2002), “Strong Reciprocity, Human Cooperation, and the Enforcement of Social Norms,” Human Nature, 13[1]:1-25.

Este artículo fue tomado de Apologetic Press.