Misión del Blog

Proclamar el señorío de Jesucristo sobre todos los aspectos de la cultura

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Ética situacional


Hace cerca de 40 años, un profesor de ética en un seminario Episcopal en Boston llamado Joseph Fletcher publicó un libro titulado “Situation Ethics” (Éticas de Situación). De inmediato su postura resultó muy atractiva, sobre todo en algunos círculos liberales. Esta teoría afirma que la ética cristiana no impone otro deber que el deber del amor.

Al enfrentar una decisión de índole moral en una situación dada, la ética situacional nos dice que todo lo que tenemos que hacer es preguntarnos cuál es la forma más amorosa de actuar en ese caso en particular.

La ética situacional proclama que no existen reglas morales y principios que prescriban lo que está bien y lo que está mal, sino que cada individuo es libre de actuar cómo él crea que es más consistente con el amor tal como él lo entiende.

El filósofo Ronald Nash lo explica de este modo: “Nada es intrínsecamente bueno excepto el amor; nada es intrínsecamente malo excepto el no amar… Dependiendo de la situación, el amor puede que encuentre necesario mentir, robar, presumiblemente hasta fornicar, blasfemar y adorar falsos dioses. El único absoluto es el amor”.

El problema con la ética situacional es que el amor necesita ser definido y lleno de contenido, pues de lo contrario se convierte en un vocablo y nada más.

Hitler estaba convencido que estaba haciendo un favor a la humanidad, o al menos a la nación alemana, haciendo un limpieza étnica; aunque durante ese mismo período, algunos alemanes, movidos por el amor, escondieron a judíos para librarlos del exterminio. He ahí dos conductas totalmente contrarias, que ambos bandos podían justificar apelando al amor. Y los ejemplos pudieran ser multiplicados.

Al igual que con el subjetivismo y el relativismo, la ética de situación nos deja en un callejón sin salida. Cito a Nash una vez más: “El amor requiere de más especificaciones de principios o reglas que sugieran la forma apropiada en que el amor deba ser manifestado”. Sin esos principios o reglas el amor no pasa de ser puro sentimiento místico (si desean leer más acerca de este tema los remito a la entrada titulada “All you need is love” en este mismo blog).


© Por Sugel Michelén. Todo pensamiento cautivo. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

3 comentarios:

Makarios Unsin dijo...

Estoy siguiendo muy cercas sus pensamientos y sus post con sus respectivos creditos ya que considero de manera humilde que usted tiene suficiente material para hacer lo que ejerce, puesto a que lo hace con tanta eficiencia y propiedad, eso nos enorgullece.

Me gustaria que su colega pastor Miguel Nuñez se anime a escribir sobre estas cosas, son bien interesantes; si estoy equivocado me refieren la direccion.

Gracias por su aporte y de hecho comparto muchos cortes de pensamiento.

CON RESPETO

Junnior Calcaño

Sugel Michelén dijo...

Gracias, Junnior, por tu comentario. Al igual que tú, creo que el pastor Miguel Núñez tiene mucho qué compartir, aunque él lo hace a través de su programa Respuestas.

Miguel Angel Braga dijo...

Es bueno señalar también que Joseph Francis Fletcher(1905-1991), extrajo sus teorías, aunque el le hizo algunas modificaciones, de Jeremy Bentham (1748-1832) y John Stuart Mill (1806-1873), quienes se inventaron la teoría del Utilitarismo; que el resumen de su teoría es que el fin que se quiere lograr en alguna cosa, justifica los medios usados; el fin que ambos enfatizaron fue el Placer; mientras que Fletcher, enfatizaba el amor, desde la concepción mental e individualista de cada ser humano, aplicada a la situación practica que se le presente en el diario vivir.

En otras palabras, si una persona desea mostrarle amor a su esposa y quiere regalarle una cartera blanca o un reloj dorado, pero en su situación presente no dispone de los recursos económicos suficientes para llevar a cabo ese deseo amoroso; esa persona puede asaltar o matar a otra para llevar a cabo su Fin de Amor: El Fin justifica los Medios.

¡Que forma mas alocada de pensar! Estos tres ideólogos heréticos y falsantes han hecho que lideres políticos cometan masacres de grandes cantidades de seres humanos; entre los cuales tenemos a Hitler, a Stalin, a los terroristas de nuestros días, entre otros.

Por eso dice Dios en Romanos cap. 1 verso 22: “Profesando ser sabios, se hicieron necios.”Dicen ser lógicos y coherentes, y sus propios razonamientos les descubre su carencia de sabiduría: Son palabreros, pero no sabios.

¡Dios haga resplandecer la verdad de su Evangelio en los corazones de aquellos que han caído en este grave error, para que no perezcan en el Infierno Eterno de Fuego y Azufre!