Misión del Blog

Proclamar el señorío de Jesucristo sobre todos los aspectos de la cultura

jueves, 26 de noviembre de 2009

“All you need is love”?

New video game The Beatles: Rock Band released today

Algunas personas se oponen a la ley moral de Dios argumentando que el amor es una fuerza motivadora lo suficientemente poderosa como para llevarnos a hacer lo bueno sin necesidad de la ley. “No es necesario que nos presionen con el asunto de obedecer la ley de Dios; mi amor por El es suficiente para llevarme a hacer lo que es correcto. Yo no necesito la ley”.

Ellos llaman a esto una nueva moralidad; una moralidad basada en el amor, no en la ley de Dios. Argumentan que el amor ha sustituido la ley y la ha dejado inoperante. “Si hay amor, no necesitamos la ley; el amor por sí solo se encargará de llevarnos al camino por donde debemos andar”.

¿Qué podemos decir a todo esto? Todo verdadero cristiano desea agradar a Dios, y todos sabemos que la voluntad de Dios se encuentra revelada en las Escrituras. La pregunta es: ¿Se limita Dios en la Biblia, y más particularmente en el NT, a decirnos “ama”, y no dice nada más? ¿O encontramos más bien mandamientos específicos que nos dicen lo que debemos y no debemos hacer?

¿Qué tenemos en la Biblia, una exhortación general al amor, o mandamientos específicos? Las dos cosas. El amor a Dios y la ley de Dios no son dos cosas antagónicas, sino más bien complementarias. No es una cosa o la otra, sino más bien una cosa y la otra.

El mundo de hoy está cosechando el fruto de este divorcio que se estableció en la sociedad occidental en la década de los sesenta entre la ley y el amor. Esa fue la época de los hippies, cuyo lema era el amor, pero divorciado de todo tipo de atadura moral.

All you need is love (“Todo lo que necesitas es amor”) decía una canción de los Beatles que se hizo famosa en aquellos días, tan famosa que vino a ser como una especie de himno para esa generación.

Necesitamos amar, pero necesitamos también una ley que nos diga lo que implica este amor en un sentido práctico. “El amor no hace mal al prójimo, dice Pablo en Rom. 13:10; así que el cumplimiento de la ley es el amor”. No debemos divorciar el amor de la ley; estas dos cosas caminan de la mano en las Escrituras, y lo que Dios juntó no lo separe el hombre.

Dice Ernest Reisenger al respecto: “Establecer una falsa antítesis entre la ley y el amor (como si éstas fuesen ideas opuestas y en conflicto) es una de las formas más sutiles de socavar los Diez Mandamientos, la moral bíblica, y el verdadero cristianismo. Ciertamente hay una diferencia entre la ley y el amor, pero hay también una conexión inmutable. El dejar de ver esta relación que no cambia ha guiado a muchos a incontables errores, herejías, y descalabro espiritual”.

© Por Sugel Michelén. Todo pensamiento cautivo. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

1 comentario:

lumbrera dijo...

Uno de los versículos más mal usados y explotados es:

"Sobre todo, sed fervientes en vuestro amor los unos por los otros, pues el amor cubre multitud de pecados. [LBDLA"]

Sobre todo esa ultima frase: "El amor cubre [o cubrirá en otras traducciones] multitud de pecados".

"Vive como te de la gana que el amor es suficiente" 
"Lo más importante es el amor pues Dios lo que ve es el corazón"
Es lo que muchos dicen, aunque no necesariamente con esas mismas palabras.  Pero esto no es de sorprendernos pues, "un verso fuera de contexto es un pretexto".

Gracias por estas entradas tan edificantes.