Misión del Blog

Proclamar el señorío de Jesucristo sobre todos los aspectos de la cultura

lunes, 27 de julio de 2009

¿Son realmente protestantes y evangélicos todos los "protestantes" y "evangélicos" de hoy?


Por Sugel Michelén

La palabra “protestante” comenzó a usarse para designar a los partidarios de la Reforma del siglo XVI a raíz de la protesta que un grupo de príncipes alemanes presentaron por escrito en la segunda Dieta de Spira, en 1529.

Tres años antes se había resuelto que cada estado se responsabilizara ante Dios, no ante el Emperador, de la religión de sus súbditos y que no se debía poner impedimento a la predicación de la Palabra de Dios.

Pero en la Dieta del 1529 el representante del Emperador anunció que esa ordenanza quedaba revocada y que debía reinstaurarse el antiguo sistema de gobierno eclesiástico con el catolicismo romano a la cabeza. Los príncipes, indignados, entregaron un documento en el que aparecía repetidas veces la palabra “protestamos”, de donde se derivó el apelativo “protestantes”.

Este movimiento reformador del siglo XVI no fue el inicio de una nueva religión, sino la manifestación del deseo de muchos en la Edad Media tardía de que la iglesia fuera restaurada y renovada conforme al patrón bíblico. Por eso el movimiento se mantuvo apegado a las grandes declaraciones de fe del cristianismo histórico.

Descansando en la enseñanza del Nuevo Testamento los reformadores proclamaban que la salvación es un regalo de la sola gracia de Dios y del cual somos hechos partícipes únicamente por medio de la fe en nuestro Señor Jesucristo. De igual modo proclamaban que la Biblia, como revelación inspirada de Dios, es nuestra única regla segura e infalible de fe y práctica.

Andando el tiempo, el término “protestante” comenzó a usarse indiscriminadamente para designar a todos los grupos disidentes de Roma, aún aquellos que no se adhieren a los principios bíblicos sostenidos por la Reforma.

Algo similar ocurrió con el término “evangélico”. Hasta hace un poco más de cien años “evangélico” era aquel que había abrazado de corazón el evangelio de Cristo descansando únicamente en la Biblia como su autoridad doctrinal y práctica. Hoy día son tantos y tan variados los grupos religiosos designados popularmente con estos términos que su significado real se ha perdido casi por completo.

Basta con mirar algunos de los programas televisados que llevan la etiqueta de “cristiano” para darse cuenta que muchos de ellos están presentando un mensaje totalmente diferente del que los verdaderos protestantes y evangélicos predicaban en el pasado. Confieso que me siento indignado y muy avergonzado con mucho de lo que se presenta como cristianismo en los diversos medios de comunicación disponibles hoy día (aunque es justo decir que hay honrosas excepciones).

No tenemos temor de las clasificaciones, siempre que se usen adecuadamente. De lo contrario crearemos mucha confusión y cometeremos graves errores de juicio.

© Por Sugel Michelén. Todo pensamiento cautivo. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

2 comentarios:

OmAr dijo...

Saludos pastor Sugel. Dios le bendiga grandemente. Aprovecho la oportunidad para felicitarle por tan excelente labor con el blog. Es una bendición que permite la edificación del cuerpo de Cristo, y a la vez, expandir el conocimiento de diversos temas clave.

Respecto a su entrada, pienso que justamente el término "evangélico" ha sido desvirtuado hoy en día. Cualquiera es etiquetado como evangélico, sea que pertenezca a una iglesia de la prosperidad, una secta, o grupos que no predican el verdadero evangelio. Un ejemplo claro es el canal enlace, de TBN, que en la mayoría de su contenido, presenta un pseudo-cristianismo que nada tiene que ver con las ricas verdades que nuestro Dios presenta en Su palabra. Allí se predica principalmente el evangelio de la prosperidad, y muy contados predicadores tienen algo "rescatable". Tristemente enlace y otros medios, así como artistas y hombres que dicen predicar el evangelio, están llevando el evangelicalismo moderno hacia puntos ciertamente desconocidos. Crece la apostasía, crecen los falsos maestros...parece ser un fenómeno "in crescendo" y cada día más común.
Gracias a Dios por Iglesia Biblica del Señor Jesucristo y por otras iglesias y ministerios en diversos lugares del mundo que buscan dar la gloria primeramente al rey de reyes, predicando la Palabra de Dios en todo su contexto, o al menos hasta donde las fuerzas y el conocimiento alcancen.
Bendiciones en nuestro Señor desde Venezuela, Omar Jaramillo.

Robert Batista dijo...

Saludos, pastor Sugel. Ciertamente, estamos en medio de una sociedad confundida a la hora de distinguir el verdadero Evangelio. En Latinoamerica, especialmente, las personas han creado la idea que los evangélicos solo son los pentecostales. Es irónico cuando le preguntan a algún hermano, Bautista o Reformado, si es Evangélico y éste responde que si, inmediatamente le relacionan con movimientos pentecostales o neo-pentecostales (que cada vez crecen en nuestros días, lamentablemente apegados a la Teología de la Liberación y la Prosperidad).
Quiera Dios aclarar nuestros mensajes y que el Diablo cese de hablar en nombre Dios.
Que Dios le bendiga, no sabe la influencia y la edificación que recibo por los sermones predicados en su congregación. Lo llevo en oración, a usted y su familia.