Misión del Blog

Proclamar el señorío de Jesucristo sobre todos los aspectos de la cultura

jueves, 9 de julio de 2009

Postmodernidad o La Derrota del Racionalismo


Sugel Michelén

Aunque muchas personas no sean capaces de dar una definición académica del fenómeno cultural que ha sido llamado “postmodernidad”, su influencia ha venido a ser determinante en la sociedad occidental debido a su amplia divulgación a través de los medios masivos de comunicación. Ahora bien, definir la “postmodernidad” no es una tarea fácil. Por la naturaleza misma de este fenómeno, cualquier intento de definición será parcial y no podrá englobar todas las corrientes diversas que convergen dentro en el término.

Sin embargo, simplificando el asunto al extremo podemos decir que es una reacción al espíritu de la modernidad producido por el pensamiento de la Ilustración del siglo XVIII. El hombre de la Ilustración suponía que el progreso científico y tecnológico nos permitiría desvelar todos los misterios de la vida y la creación; a través de la razón, y usando el método científico, el hombre podía conocerlo casi todo y la humanidad habría de alcanzar una edad de oro sin precedente en la historia.

Así que el espíritu de la modernidad es, en esencia, una confianza inquebrantable en el hombre, la ciencia y el progreso, confianza que a finales del siglo XIX generó una gran expectativa para el futuro cercano y que sería ampliamente frustrada en el siglo XX con sus dos guerras mundiales, totalitarismos de izquierda y derecha, campos de concentración, amenazas nucleares y un largo y agobiante etcétera.

Es sobre los escombros de ese sentimiento de desilusión y desencanto que se construye la postmodernidad. Así como el hombre moderno confiaba en la razón humana autónoma, libre de toda autoridad, excepto la del hombre mismo, el postmoderno presupone que no podemos conocer casi nada con certeza. El único absoluto es que todo es relativo; y el único “pecado” que no se tolera es el de la intolerancia (por supuesto, entendiendo como intolerancia toda indicación de que alguien está equivocado, no importa cuán absurdas sean sus ideas).

En otras palabras, el hombre postmoderno ha claudicado en su búsqueda de la “verdad verdadera”, y ahora pretende guiarse por la intuición, no por la razón (de ahí el slogan de moda: “sigue tu corazón”). La postmodernidad, entonces, no es otra cosa que la declaración de derrota del racionalismo que, pretendiendo desembarazarse de la autoridad de Dios y Su Palabra, ahora se encuentra empantanado en el fango de la irracionalidad.

© Por Sugel Michelén. Todo pensamiento cautivo. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

1 comentario:

César dijo...

Resumiendo a grandes rasgos la historia, podemos dividir "la búsqueda de la verdad" en tres ramas ordenadas históricamente:
1- Animismo: la verdad se percibe a través de la imaginación o místicamente.
2- Luego vinieron los Griegos: percibían la verdad a través de la razón,o del pensamiento filosófico.
3- Luego el Cristianismo:que percibe la verdad por medio de la revelación que Dios ha hecho.
Teniendo en cuenta esto, si leemos 2 Timoteo 4:3-4 "Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas."
Notemos la palabra "volverán". Cuando el hombre rechaza la verdad absoluta revelada por Dios,se vuelve a las "fabulas" a lo místico, a lo que llamamos en el principio de este comentario "animismo". Ni siquiera vuelve a la razón de los griegos! sino al misticismo. En vez de avanzar en el conocimiento de la verdad, el hombre al rechazar la revelación de Dios vuelve al principio. Él cree que avanza, pero según lo que dice Pablo ellos "vuelven". ¿Qué hacer entonces? Pablo lo dice en el versículo 2 "Te encarezco delante de Dios...que prediques LA PALABRA; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. "
Es nuestra responsabilidad! Dios les bendiga